Operadores

La tradición de comer jamón en Teruel se remonta a tiempos muy antiguos. Hay quien asegura que a la prehistoria. Lo cierto es que el cerdo ha sido parte fundamental de la gastronomía y de la despensa del turolense. Al cochino, siempre se le ha cuidado con mimo: buen trato y los mejores alimentos para obtener una carne sabrosa y de primera calidad.

Precisamente, la elaboración del jamón de Teruel nació de la necesidad de conservarlo durante un largo tiempo. Para ello, nada mejor que salarlo y curarlo. Así es cómo se consiguió hacer devota del pernil a toda la provincia. Desde las zonas bajas: Matarraña y Bajo Aragón, lugares históricos con una marcada tradición alrededor del cerdo, hasta las sierras de Albarracín, Gúdar Javalambre y Jiloca, tan altas que casi rozan el cielo y donde el aire puro y limpio cura nuestros deliciosos jamones.


NUESTRA GENTE:

Secaderos: 34
Granjas de Producción: 20
Mataderos: 9
Cebaderos: 89
Granjas de Ciclo Cerrado: 36
Sala de Despiece: 9
Salas de Envasado: 22